viernes, 18 de enero de 2019

Y alcalarizada

Y el domingo en Alcalá de Henares con Alicia Es. Martínez, Eddie (J. Bermúdez), Isaac Alonso y Carlos Ávila, o lo que es lo mismo, buenos amigos. Será en el Imperial, dentro del ciclo El 20 a las 20, coordinado por Cristina Penalva.

jueves, 17 de enero de 2019

Mataderizada

Este sábado, en Matadero Lab de Toledo, y al ser 2019 el centenario del nacimiento del gran Brossa, se le rendirá un cálido homenaje. Además, y para anchura (breve, que no me acostumbre...) de la que suscribe, llevarán a escena un epílogo basado en "Hay menú económico", mi libro de poemas comestibles.  El fin de fiesta a cargo de Federico de Arce es una sorpresa hasta para mí, que me desplazaré hacia allí el fin de semana para vivirlo. Aquí el cartel.
 

jueves, 3 de enero de 2019

Promedio del saber


Un tercio de la población tiene hongos en su cuerpo fabricados por su organismo, y no lo sabe. El organismo es una franquicia del cerebro, los niños lo ignoran. La comida envasada fue la precursora del individualismo: para qué comer con nadie si lo que comemos es para una mano, no para el tacto… no tiene por qué conocerse este dato. Un cuarto de la población descubre demasiado tarde que el estancamiento es el enemigo. El ser humano no puede dejar de moverse. Cuando lo entiende, echa a correr para recuperar el tiempo perdido. La mitad de la población no sabe de qué huye.

lunes, 31 de diciembre de 2018

Correcto desarrollo incorrecto para un lunes que termina algo

Teniendo en cuenta que es difícil nadar sobre una silla azul dando brazadas en el aire con una corbata que cae por su propio peso y unos tacones que se ladean por su propio paseo, añadiéndole además el hecho de que todo esto sucede sobre un círculo de esparto a finales de verano, vayan mis mejores deseos para el caso de que a algune despistade le dé por visitar esta pantalla tardía que, por una vez, va a contener un mensaje a tiempo, parece ser. La fotografía la hizo Pilar Mayorgas, y no sé por qué la pongo hoy. ¿Quizás porque hoy es un lunes que se termina algo? Ni idea. Tampoco sé otras muchas cosas pero no importa, de verdad que no. 


sábado, 22 de diciembre de 2018

De las legumbres


Imaginen una mujer del tamaño de las legumbres
cerca del agua,
una mujer que camine descalza
por un suelo de papel.
Con sus pasos escribe dos vidas:
la esperada
y la suya.
Imaginen una mujer huyendo del vapor,
porque le arruga tanto que cualquiera
podría comérsela.
Entiendan que esa mujer evite
entrar en este poema.
Pero sepan que existe.

sábado, 15 de diciembre de 2018

Entrevista capotiana

Toni Montesinos es el responsable de esta entrevista capotiana. Vaya mi agradecimiento por delante. ¿Qué es una entrevista capotiana? Lo sabréis pinchando en el enlace. ¿Qué se puede contestar en una entrevista capotiana? Esa pregunta es muy difícil, voy a otra. ¿Podríais vivir sin leer esta entrevista? Sí, pero no. Ésta y muchas otra cuestiones, la mayoría solucionadas, aquí.

martes, 11 de diciembre de 2018

Al río




En línea recta faltan seis kilómetros para llegar al río
pero doblando la curva faltan seis kilómetros
y ciento cincuenta gramos para llegar al río
y de nuevo en línea recta faltan cinco kilómetros
y tres peces para llegar al río y según
el diámetro de la siguiente curva y según
a qué montaña rodee la siguiente curva
faltará más o faltará menos
para llegar al río
y ahogarte
si no dejas de preguntar
cuánto falta para llegar al río.

sábado, 8 de diciembre de 2018

Versos al paso

Gracias a la iniciativa del Ayuntamiento de Madrid y a la gestión del colectivo Boa Mistura, montones de versos pueblan los pasos de cebra de Madrid. Una vez más presumo de suerte, un verso mío fue elegido para formar parte del proyecto. Si queréis más información sobre los autores y versos que estamos por los suelos de la capital, podéis verlo aquí

Después de preguntar en facebook si alguien podía sacar una foto del verso en cuestión, he recibido dos: una facilitada por Montse Villena y otra por Luca Roman. La que pongo aquí es la de Luca. 


miércoles, 28 de noviembre de 2018

Verbo sueño ataca con... Aventura emocional

Hace un año nos juntamos un grupo de amigas para hacer una escenificación, en vez de una presentación, de "¿Qué hacer con Freud además de matar a Freud?". Como la cosa resultó, partiendo de un componente absurdo e indefinible, decidimos seguir adelante y abordar nuevos proyectos. Luego llegó el invierno profundo, luego la ajetreada primavera, luego el verano hiperactivísimo, y de nuevo llegó noviembre. ¿Y qué mejor manera de celebrar un mes con un nombre tan así que juntarnos de nuevo y perpetrar un nuevo atentado al orden lógico de las cosas? Este cartel es el resumen, y es la señal. 


miércoles, 14 de noviembre de 2018

Impresentables más

De nuevo estaré en Impresentables a no ser que me caiga un meteorito encima con todo su peso cósmico cinco minutos antes, en cuyo caso me retrasaría un poco. Este sábado en Libro Taberna El Internacional, Toledo sin ley.



domingo, 11 de noviembre de 2018

Más que Apenas o la Trashumancia de David




Vi a David Trashumante en Cosmopoética, no hará un mes, recitando poemas de “Apenas” (Ya lo dijo Casimiro Parker, 2018). Lo he visto otras veces recitando poemas de libros anteriores y doy fe de su presencia escénica, de su locuacidad, de su ingenio, de su ironía. Pero otro Trashumante –sin dejar atrás a sus demás Trashumantes– se había plantado en el escenario. Era un Trashumante sobrio, más lírico que nunca, con ecos de Pizarnik y de Mestre, sobre todo. Mientras recitaba, pude ver su mundo entretejido por versos largos a punto de desintegrarse. Y también veía a quienes le escuchaban con cara de no comprender exactamente aquel código extraño y mágico que los abstraía hasta el punto de no poder mirar hacia otro lado ni oír otra cosa más que a David diciendo Dicen






He terminado de leer el libro en un tren y me he preguntado en movimiento muchas cosas acerca de la poesía, del lenguaje, de los poetas. He encontrado en estos versos a David Trashumante felizmente sereno, rompedor, emotivo, sabio, preguntándose (con la voz de siempre) y respondiéndose (con otra voz). Sus inquietudes y trashumancia, que no es ni muchísimo menos de apodo sino de verdadera condición, no le permitirán anclarse tampoco en este estilo, sospecho. Porque ha demostrado en más de una ocasión no estar dispuesto a acomodarse ni a perdurar bajo el auspicio de ninguna etiqueta. Lo cierto es que ha escrito un buen libro, uno diferente. Y los que le quedan.



Perdonadme si las imágenes no son muy nítidas. He hecho varias pruebas y las fotos no quieren salir exactamente claras.  Como han querido salir las dejo.

lunes, 29 de octubre de 2018

Nueva oleada de falsos oriundos


Regreso de alguna parte.
He debido caminar mucho, pues
no llevo zapatos
(me los comí cuando me quedé sin agua
y el resto del camino
lo tuve que hacer trepando, volando,
molestando a la nube de siempre,
ensayando con la lengua acrobacias rentables
después de limpiar una pistola cargada).
No es que tenga sueño.
Es que tengo que soñar.

domingo, 14 de octubre de 2018

Mi casa a los ladrillos

Me hacían daño los zapatos y me los quité. Tenía calor y me deshice del abrigo. Me cansé de mirar el reloj y lo lancé lejos y así dejé de tomar mis medicinas, de ir a trabajar, de quedar con nadie y otras actividades que implicaran estar pendiente del tiempo. Me volví enferma, pobre, solitaria, descalza, ligera. Regalé mi casa a los ladrillos, mi ropa a las ovejas, mis libros a los árboles, mis flores a la primavera. Pero todavía necesitaba desprenderme de más cosas. Respiré hondo y me pesaban los pulmones, maldita sea… ¿lo entendéis ahora?

sábado, 29 de septiembre de 2018

El asunto de la sal está bien llevado




Levantar la cabeza, dejar de tutear a las baldosas.
Asegurarme de que hay una puerta de cristal
(recordar que del aire no se cuelgan
carteles con horarios de comercio).
No mirar atrás. No mirar atrás. Ni por asomo mirar atrás.
Enfrentarme a la almibarada sonrisa del dependiente.
Preguntar si estoy en Gomorra o si estoy en Sodoma:
escuchar dos veces sí. Examinar al dependiente.
Él es dulce. Su perfil es una carta de postres.
Seguro que sus besos son caramelos masticables.
Él es azúcar. Él es azúcar. Pero yo necesito sal, la pido.
Comentar que el asunto de la sal está bien llevado
porque existió antes de ser imaginada, y no al revés,
y porque es la piedra que se come.
Decirle que antes de pagarla debo probarla.
Coger un puñado y arrojarla sobre mi hombro siniestro,
espantando así al espectro de las horas impares.
Pagar porque funciona. Pagar y esperar la vuelta.
Dudar entre cederle el paso al eclipse
o correr en dirección a la trastienda
y zambullirme en los sacos de sal
hermanándome con los delfines blancos.
Saber que, haga lo que haga, me convertiré en estatua
porque, al mirar, miro hacia adelante y miro hacia atrás.
Agachar la cabeza, tutear a las baldosas.
Evitar mi propia descomposición
ante la imposibilidad de eludir la ajena.
Guardarme el hambre donde la sed.
No decir adiós. No decir adiós. Decir dos veces nada.