sábado, 6 de febrero de 2016

Urbanismo



Él no puede tirar nada a la acera,
ni una colilla, ni un envoltorio.
No puede escupir en la calle,
estornudar, toser.
Le cuesta hablar por el temor
de que alguna palabra se le caiga,
rompa los adoquines, cave un túnel
y reaparezca justo en el lugar del mundo
donde no tenga ningún sentido.
Todas las noches llega a su casa desconsolado
porque no es capaz de recoger su sombra del suelo.
Pero entonces recuerda que acostándose
la recoge.

7 comentarios:

  1. Leyendo tu poema imagino a un hombre cabizbajo, metido en su gabán, andando con un atillo al hombro y pidiendo casi perdón por haber venido al mundo. A Kafka le hubiera gustado tu poema, Elena.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, y si no le hubiera gustado tampoco lo sabríamos ya, jeje. El "no molestar" a veces parece querer convertirse en un "no existir si eso...". ¡Gracias, V.I.!

    ResponderEliminar
  3. Hermanos y hermanas del pálido bosque retiraos a vuestras tiendas y sueńos.Mańana entrare en la ciudad donde nací y tengo que estar preparado

    ResponderEliminar
  4. Todos los poemas llevan un lobo dentro , todos menos uno el más hermoso de todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paco, conocí a un Paco Gómez hace años, no sé si serás tú... Sea como sea, gracias por tu visita.

      Eliminar
  5. Soy el Paco Gomez que un día conociste.
    De todo corazón , me alegro mucho de poder
    Leere.
    Mi más sincera enhorabuena , Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces hola después de mucho, me alegro de "verte" :)

      Eliminar