sábado, 29 de octubre de 2011

La colcha

   Una de nosotras dos es
   cálida,
suave
y acrílica.
   La otra, cuando no sabe qué decir,
habla.

   Una es síntoma de invierno,
la otra también.

   Sólo una de las dos
   es consciente de su naturaleza
   y vive de acuerdo con ella,
   no admite plancha ni lejía
   y por uno de sus extremos está
   levemente deshilachada.

   De Esta dichosa ansiedad doméstica

3 comentarios: