sábado, 22 de diciembre de 2012

MMII



Y dice mi corazón: Sed.
Y escribe mi mano: Agua.
Y quienes leen
pero no escuchan,
piensan en flotadores.

Y mi corazón dice: Yo.
Y mi mano escribe: Ella. 
Así, todo se desplaza hacia el fondo
y ya no es mi vida,
es su historia.

8 comentarios:

  1. Me conmueve que en pocas palabras pueda resumirse la división en que nos sumerge el lenguaje, todo el tiempo...

    un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero para llegar a unas pocas palabras tienes que pensarlas todas. Mi problema es que pienso demasiado, mi salvación es que escribo. Un abrazo grande, Mónica.

      Eliminar
  2. MMII, ¿son iniciales o dos mil dos? Yo conocí a una mujer llamada Maria Magdalena, pero ella era López Íniguez (MMLI, o sea el futuro, dos mil cincuenta y uno). Vaya zarpazo que das a los lectores de poesía, leer sin escuchar, o mirar sin ver, comer sin saborear, decir sin pensar. A porrones hay gente de esa.
    La segunda parte del poema ya me despista porque interpreto varias cosas.

    Es admirable tu salvación para no ahogarte. Y seguro que tú no necesitas flotadores.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Es que a los que no tienen título les adjudico un número romano (porque los números romanos son letras) al azar.

    El zarpazo es general y necesario :)

    La segunda parte del poema la dejo a tu libre interpretación.

    Me encantan los flotadores y los manguitos.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un cierto extravío virtual me ha dejado a la puerta de este blog, y me apetece traspasarla. Lo seguiré. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viva entonces los extravíos... Abrazos y hola, Amando.

      Eliminar
  5. Bua. Sea como sea, nos encantan tus yos a mí y mis otras :*

    ResponderEliminar
  6. En confianza, de nosotras a vosotras, es mejor la diversidad :)

    ResponderEliminar