jueves, 2 de marzo de 2017

Cereal




Echó los cereales en el tazón de leche.
Los movió, los movió, los movió.
Se fue el sol y vinieron las bombillas.
Los hundía con la cuchara hasta el fondo.
Todavía no –decía.
Llegó el otoño y se fue, impuntual como siempre.
Les falta un poco –cantaba.
Pasó la quinta guerra mundial y un perro detrás.
Ahora –dijo.
Los cereales eran tan finos y translúcidos
como sábanas para peces.
Así es como le gustaban.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada