sábado, 11 de mayo de 2013

Parada en verso

 (Este es un relato escrito hace bastante tiempo, al que he peinado y recompuesto un poco para dejarlo hoy aquí, porque a veces, demasiadas veces, las situaciones se repiten.)


        


Eva se levanta, se viste, se restaura, se toma un café mientras se peina. Coge las llaves, se le escurren, se le caen y, en mitad del descenso, a Eva se le ocurre un verso. Retira la mano que estaba destinada a coger las llaves, imagina que su dedo índice es un bolígrafo y escribe el verso a la inversa en el espejo, mientras un ruido metálico golpea el suelo sin violencia.

            Eva recoge las llaves, abre y cierra la puerta, baja los escalones de dos en dos, sale a la calle y... la exagera. Lo que es gris lo pinta de azul, lo que es negro, de blanco, lo que es marrón, de rojo, lo que es silencio... de verso, que apunta esta vez en su ombligo, y lo acaricia y lo arruga y se sonríe y se sorprende, pero alguien le increpa y ella se entretiene en no responderle. Se esconde el poema bajo la camiseta, se marcha, y como un eco se eleva, Eva.

            Están esperando a Eva. La recibe un hombre a rayas, muy serio, muy tenso, poco generoso, que cuando ella le da los buenos días, él tan sólo se los presta. Quiere saber su edad, conocimientos y experiencia. Y entonces Eva se bloquea, y divaga, y suspira, y se emociona, y recuerda en voz alta los felices días de su infancia, y se pregunta qué es poesía, sino la vida misma,  y asegura ser Licenciada en Arte y Confección de Versos, haber cursado estudios de Diseño Trágico, y poseer un don innato para la Decoración de Interiores. De pronto, Eva se muerde la lengua, mira al techo, resopla, comprende, y, amablemente le pregunta si podría repetirle la pregunta.  Al hombre a rayas se le queda la cara a cuadros,  le quita los buenos días y la despide, empujándola hacia la puerta con los ojos. 

            Eva se va. Eva está triste. Eva se sienta en un jazmín y le sobra la mitad de los pétalos para cubrirse la cabeza y tener la sombra perfecta donde escribir un poema. El poema en el que Eva se hace poema, se levanta, se viste, se restaura, y sale a buscar trabajo en días de lino y prosas.

5 comentarios:

  1. Bien cosido, de cabo a rabo. Bravo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado conocer a Eva, quiero aprender de ella. Fantástico, Elena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Sentía la necesidad de sacarla del cajón del tiempo. La poesía, hoy en día, me parece imprescindible para aguantar el chaparrón.
    Abrazos y jazmines para las dos.

    ResponderEliminar
  4. Saldrá. Seguro que algo saldrá. Alguien será capaz de ver ese verso y recogerlo antes del punto y final, dándole la vuelta por completo al mundo de Eva y su tristeza. Saldrá. Algo saldrá.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Nuria. Claro que saldrá algo. Y mientras salga algo, seguirán brotando versos.

    ResponderEliminar